top of page
  • Foto del escritorEquipo de Marketing

Ley de gestión de residuos

Actualizado: 27 abr 2023

El pasado 8 de abril se aprobó la Ley 7/2022 de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular con el objetivo de impulsar la sostenibilidad, la protección del medio ambiente y la implementación de modelos económicos circulares. Esta ley cumple con dos directivas europeas:


  • Directiva (UE) 2018/851 sobre residuos.

  • Directiva (UE) 2019/904 sobre reducción de impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.



Con esta ley se consigue poner foco en uno de los mayores retos contra el Cambio Climático y en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, como es la gestión y reducción de residuos. Además se consiguen varios cambios:


  1. Nuevos objetivos en la prevención y reducción de generación de residuos.

  2. Amplia requerimientos en cuanto a la recogida separada de los mismos.

  3. Establece fuertes restricciones a los productos de plástico de un solo uso.

  4. Introduce un impuesto especial sobre los envases de plástico no reutilizables.

  5. Introduce otro impuesto sobre el depósito de residuos en vertederos, incineración y coincineración de residuos a partir del 1 de enero de 2023.


Prevención de residuos

Prevenir es primordial: antes de crear cualquier problema por un exceso de residuos es esencial no crear el problema.


El objetivo de esta ley es alcanzar una reducción del 13% en 2025 y del 15% en 2030 respecto a los residuos generados en el año 2010. También busca frenar la generación de basura dispersa en entornos naturales y marinos.


Con ella, queda prohibida la destrucción o el depósito en vertederos de excedentes no vendidos de productos no perecederos (como textiles o productos electrónicos), que se deberán destinar a canales de reutilización. Sumado a eso, para reducir el uso de envases de un solo uso, los establecimientos deben ofrecer soluciones reutilizables, siendo un ejemplo de esto, en bares y restaurantes, el ofrecer opciones reutilizables para beber agua antes que botellas de un solo uso.


A partir del 1 de enero de 2023 los comercios minoristas de alimentación cuya superficie sea mayor o igual a 400 metros cuadrados debe destinar en al menos un 20% de su área de ventas a la oferta de productos presentados sin embalaje primario; aquí se incluye la venta a granel o mediante envases reutilizables. Además, todo establecimiento que venda productos frescos y bebidas, así como alimentos cocinados, deben aceptar el uso por parte de los consumidores de sus propios recipientes reutilizables, siempre que sean adecuados para la naturaleza del producto y estén higienizados.


Con respecto a los residuos peligrosos, los productores iniciales están obligados a disponer de un plan de minimización de residuos, que incluya las prácticas que van a adoptar para reducir la cantidad de estos generados y según su peligrosidad.


Gestión de residuos

Enfocado a la gestión de los residuos ya generados, se prohíbe la incineración, con o sin valorización energética (es decir, aquella donde se utiliza la energía generada para generar electricidad), y el depósito en vertedero de los residuos recogidos de forma separada para su preparación para la reutilización y su posterior reciclado. En este caso, las entidades locales deben establecer la recogida separada según algunas fracciones de residuos.


Para 2035 se busca que el porcentaje de residuos municipales, gestionados por las competencias locales, sean recogidos separadamente como mínimo al 50% en peso del total. En el caso de residuos industriales no gestionados por entidades locales, será también obligatoria la separación en origen y posterior recogida.


Mantente al día con nosotros sobre la información más interesante y destacada. Consultanos sobre tu negocio para realizar un plan específico que se adapte a tí y a tus circunstancias.


15 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page